Desequilibrio irracional

Actualizado: 26 dic 2021

Artículo publicado por Eloy Sánchez Sánchez, presidente de la asociación JUVENTUD DESPIERTA el 7 de agosto de 2021 en el diario regional "Diario de Ávila"


El equilibrio entre razón y emoción: una falsa frontera, una eterna lucha, un anhelo inalcanzable o un equilibrio circunstancial. Son demasiados los agentes políticos interesados en que dicho equilibrio siga siendo pura ficción, en manipularnos a través de las emociones.

Resulta más provechoso para ellos promover lo visceral o lo emocional por encima de lo racional. Pues las emociones o las reacciones instintivas alejan el pensamiento crítico del ser, inhiben el entendimiento y neutralizan nuestra capacidad de razonamiento. Porque primero sentimos y luego pensamos.


Este afán por lo visceral se intensifica en vísperas electorales. En una sociedad polarizada, carente de cualquier elemento cohesionador y abrumada por el exceso de información, se apela a las emociones primarias negativas para lograr el voto. Dichas emociones primarias acaban transformándose en sentimientos, a través de asociaciones mentales que parten de premisas equivocadas o infundadas, pero que ni siquiera cuestionamos y logran su objetivo, obtener nuestro voto.


Compramos un producto a cambio de dinero al igual que adquirimos la expectativa de un político a cambio de un voto. Para maximizar dicho beneficio, es decir, para maximizar el número de votos que obtiene un partido, recurren al desequilibrio emoción-razón. De forma que, a través de la manipulación emocional y no de la razón consiguen captar un mayor número de votos.

Nosotros—su público objetivo—impulsados por las emociones, llegamos a obviar los errores esenciales cometidos por dichos políticos, las promesas incumplidas y sus contradicciones estructurales. Es tal la predominancia de la emoción y el posterior sentimiento de odio sobre la razón, que acaba imponiéndose a la memoria. Llegando incluso a desviar nuestra atención a cerca de los debates verdaderamente trascendentes. Padecemos todos los síntomas de una amnesia temporal colectiva provocada por una disfunción de la razón. Prevalece la identificación del “rojo” o el “facha” sobre el futuro de nuestra nación.


Causa o efecto de la polarización social, este desequilibrio contamina el debate público e intoxica nuestras


Es tal la predominancia de la emoción y el posterior sentimiento de odio sobre la razón, que acaba imponiéndose a la memoria"

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Artículo publicado por Eloy Sánchez Sánchez, presidente de la asociación JUVENTUD DESPIERTA el 28 de enero de 2021 en el diario local: "NoroesteMadrid" Vivimos acelerados, un par de marchas más alejad

Artículo publicado por Eloy Sánchez Sánchez, presidente de la asociación JUVENTUD DESPIERTA el 11 de junio de 2021 en el diario digital: "Periodista Digital" Fuertes vientos, abundantes lluvias y torm